Lunes 22 de Octubre del 2018 home I sitemap I contacto
 
 
 
DEPARTAMENTOS > Bienes Finales > Novedades > La foresto-industria como oportunidad argentina

Novedades

BAE
  Lunes 17 de Septiembre de 2018
La foresto-industria como oportunidad argentina

Compartimos nota publicada en BAE Noticias

Si bien el presente más inmediato está absorbido por el frente financiero, la cotización del dólar y los síntomas de fragilidad externa que ha presentado Argentina ante el cambio de contexto internacional, es importante ponderar la fuerza que el entramado productivo local tiene. La industria es parte de la solución al problema argentino de restricción externa, creación de valor y empleo de calidad; dado que emplea al 22% de la población económicamente activa, paga un 32% más de salarios y es el sector con mayor potencial de innovación y vínculo con los servicios y recursos naturales. Y es por esto que la estrategia económica debe poner por delante una política industrial que dote de herramientas e incentivos a los inversores de la economía real.

Dentro de la industria manufacturera argentina, la cadena de valor foresto industrial es un gigante dormido, que hoy pugna por liberar todo su potencial. El aprovechamiento integral de los recursos naturales es un punto fundamental para el desarrollo. En este sentido, la foresto-industria ofrece oportunidades de negocio y de futuro. Con un valor bruto de producción cercano a los u$s14.000 MM, representando el 7,4% del valor agregado industrial argentino y empleando de manera formal directa e indirectamente a casi 200.000 puestos de trabajo, el sector maderero es una llave de cohesión productiva de manera federal en las economías regionales históricamente más rezagadas. La utilización de madera para diversos fines mitiga gases de efecto invernadero, al tiempo que la demanda estimula mayor forestación. Argentina cuenta con 1,3 millones de hectáreas forestadas de bosques cultivados, con capacidad de explotación anual de 20 millones de metros cúbicos de madera, de los cuales efectivamente se procesan 13 millones. Eficientizar el aprovechamiento del recurso natural, atraer inversiones, incentivar la forestación con instrumentos clave como la ley 25.080 que este año discute su renovación y modificación en el Congreso y fomentar la legalidad y las buenas prácticas ambientales son ejes fundamentales que se discuten entre el sector privado y público en la mesa sectorial de competitividad foresto-industrial que es encabezada por el Presidente y llevada a adelante por tres ministerios, dos secretarías, gobiernos provinciales y todas las instituciones del sector privado representantes del sector.

 

La Federación Argentina de la Industria de la Madera y Afines (FAIMA), que representa a través de sus 28 cámaras en todo el país a la foresto-industria (excluyendo a la producción de celulosa y papel), en su plan estratégico, señala que hay tres actividades que tienen futuro dentro de la cadena de valor; la construcción con madera, la generación de energía en base a subproductos y descartes de madera y el desarrollo de intangibles en la industria del mueble.

En un país con un déficit habitacional en torno a los 3,5 millones de hogares, la construcción con madera (en seco) ofrece soluciones rápidas, de calidad y de menor costo (hasta u$s300 por metro cuadrado) y consumo energético que otras alternativas de construcción húmeda. Además, tiene un alto impacto en las economías regionales; en el caso de la provincia de Misiones, entre 2009 y 2016 la construcción de 5.000 viviendas de madera implicó 2.432 empleos registrados. Por otro lado, el aprovechamiento de los subproductos y descartes que para muchos aserraderos hoy son residuos pero pueden ser un bien comercializable colabora fuertemente en el cambio de matriz energética, limpia y eficiente, que Argentina busca. Por último, concentrar esfuerzos en desarrollar intangibles en eslabón mueblero, focalizados en el diseño, e-commerce y servicios post ventas es fundamental para ganar competitividad en el margen en un mercado mundial dominado por China, que concentra el 40% de la producción mundial y el 38% de las exportaciones de muebles

Sin embargo, estos ejes de mediano y largo plazo, hoy chocan con una coyuntura desfavorable, donde el sector enfrenta una fuerte crisis de rentabilidad.

 

Los desafíos hoy

De acuerdo a estimaciones del Observatorio FAIMA, la industria de madera y muebles presentará una contracción en su producción del 8,4% este año y las ventas tendrán una caída superior al 10%. El sector, conformado en un 98,7% por pymes, atraviesa un momento crítico en materia de rentabilidad. A la caída de ventas en el mercado local se suman los aumentos de costos asociados a tarifas de servicios, tasas de interés siderales y algunos insumos dolarizados. En este sentido, se deterioraron las expectativas de inversión. El bloque presenta una dinámica heterogénea hacia adentro. Mientras que las principales urgencias se observan en el rubro mueble y en el segmento de aserraderos pequeños; los grandes jugadores del sector muestran continuidad en su recuperación en parte por oportunidades de exportación abiertas para la actividad primaria y primeros eslabones de la cadena de valor maderera en los últimos meses.

En la micro sectorial, las principales preocupaciones pasan por el financiamiento de la demanda para sostenimiento del consumo, el financiamiento de empresas tanto en capital de trabajo como inversión, la carga impositiva y el incremento de las importaciones. El pasado martes, en reunión con el presidente Macri, se presentaron desde el sector privado como puntos críticos y de posible resolución en el corto plazo el alivio de algunas presiones micro que condicionan aún más al sector en esta etapa donde la macro no funciona. En primer lugar, se solicitó la suspensión por 180 días del sistema de scoring para los planes de facilidades de AFIP, el cual es particularmente estricto con las pymes que mayores problemas financieros tienen en momentos de crisis, calificándolas de manera baja y dejándolas afuera de planes de facilidades, castigándolas por un problema endógeno de financiamiento de pagos a término y no por su voluntad de pago. En segundo término, se pidió con especial énfasis que se orienten recursos a herramientas de financiamiento para capital de trabajo a tasas diferenciales. Con tasas al 60%, la cadena de pagos del sector empieza a verse rota en regiones clave de fuerte injerencia mueblera como la Provincia de Santa Fe.

El desafío no es solo superar esta crisis cambiaria y de deterioro de la macroeconomía; es importante que en paralelo se muestre de forma contundente una estrategia de política industrial de mediano y largo plazo que se corra del día a día y que brinde a los sectores industriales un marco menos propenso a los efectos de ciclo; incorporando aspectos fiscales y energéticos, de administración de comercio y de estímulos a la inversión real. La conducción económica debe tener puesta la mirada en un modelo estratégico de desarrollo en el cuál es imposible obviar el potencial y el aporte del entramado industrial y de sectores con futuro y potencial como la cadena foresto-industrial.

 

 

 

Fuente: BAE Negocios


« Volver

 












 

FEDERACIÓN ARGENTINA DE LA INDUSTRIA MADERERA Y AFINES
Avda. Belgrano 355, 5to piso - Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina
Tel./Fax (011) 4343 - 4303 / (011) 4343 - 0334
info@faima.org.ar

© 2017 FAIMA.org.ar . All Rights Reserved